0
0
TIENDA

Carrito

Hay relaciones que son para siempre

No lo tires, llévalo contigo

Thomas Alburquerque

El rumor del mar de fondo al cerrar los ojos. La arena quemando suavemente con cada paso. Lanzarte de cabeza al agua porque está más fría de lo que puedes soportar de primeras. Pequeñas cosas que hacen que te sientas con TANTA vida, que eres parte de un todo mucho más grande. Y eso más grande tiene un nombre, y es el ecosistema que habitamos. El entorno natural que se autorregula a sí mismo y se puede manifestar en forma de montañas, de bosques, de desiertos, de costas… y el que cada vez tiene más problemas para hacer precisamente eso: autorregularse.

Cuando visitamos un entorno natural tenemos el poder de decidir qué tipo de huella queremos dejar en él: ¿la que genera casi 5 millones de toneladas de plástico en los océanos cada año, o la que solo deja el rastro de nuestras pisadas, y el agradecimiento de que dé sustento a más de 3 millones y medio de personas?

Nosotros lo tenemos claro, y por eso no podemos dejar de insistir en ser conscientes con las decisiones que tomamos.  Cuando diseñamos un producto de LoLo, nos gusta imaginar qué tipo de vida llevará. Quién lo recibirá, cómo lo usará, para qué. Y, una vez es termina su contenido, cómo se reutilizará el bote. Por supuesto, todo esto va mucho más allá de un solo producto o compra pero, caminante, ¿no se hace camino al caminar? ¡Pues caminemos en la misma dirección!

 

 

 

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. ACEPTAR
Aviso de cookies